Historia o Crónica

Nosotros

En octubre de 1977 en la “Torre Académica”, antes llamada “Torre de Humanidades”, iniciaron las actividades académicas y administrativas de la naciente Licenciatura en Antropología Social, ubicada al interior de la Facultad de Humanidades, compartiendo espacios físicos con licenciaturas como Filosofía, Letras, Historia y Turismo.

En 1985 a la Facultad de Humanidades se le reubicó en un nuevo sitio: Paseo Tollocan y Avenida Universidad, dentro del Campus Ciudad Universitaria.

En abril de 1986 inicia la huelga estudiantil para separarse de la Facultad de Humanidades, extendiéndose hasta mediados del mes de mayo.

El 31 de agosto de 1987 se aprobó la creación de la Escuela de Antropología por el H. Consejo Universitario. En septiembre inicia actividades en instalaciones de la Facultad de Contaduría y Administración, en la Unidad Académica “Los Uribe”, siendo su primer encargado del despacho de la Dirección el Lic. Julián Salazar Medina.

A mediados de 1990 comienzan las gestiones para solicitar un nuevo espacio para la Escuela de Antropología ante el Sr. Rector M. en C. Efrén T. Rojas Dávila y el Secretario de Docencia M. en D. Marco Antonio Morales Gómez.

A finales de 1990 se anuncia la construcción del edificio que albergaría a la Escuela de Antropología en terrenos del Campus Colón, colindando con la Facultad de Odontología.

De 1991 a 1999 se compartió el espacio físico con la Facultad de Planeación Urbana y Regional.

El 30 de abril de 1995 la Escuela de Antropología adquirió el estatus de Facultad, para convertirse en la hoy Facultad de Antropología de nuestra Universidad.

En 1998 se iniciaron las gestiones para contar con este espacio propio, ante las autoridades centrales de nuestra Universidad.

En junio de 1999 se inaugura el edificio “A” y “B” de estas nuevas instalaciones por el C. Gobernador Lic. César Camacho Quiroz y por el Sr. Rector Ing. Uriel Galicia Hernández.

En febrero de 2001 se inaugura el Edificio “C” por el C. Gobernador Lic. Arturo Montiel Rojas y por el Sr. Rector Ing. Uriel Galicia Hernández.

En octubre de 2003 se inaugura el Edificio “D” por el C. Gobernador Lic. Arturo Montiel Rojas y por el Sr. Rector Dr. Rafael López Castañares.

En 2005 se construyó el Área de Intendencia y Cubículos para Profesores de Tiempo Completo.

En junio de 2007 se inaugura el Edificio “E” (Biblioteca, Auditorio, Sala de Autoacceso y Sala de Cómputo) por el C. Gobernador Lic. Enrique Peña Nieto y por el Sr. Rector Dr. José Martínez Vilchis.

En 2008 se construyó la fachada de la Facultad, se remodeló la Sala de Consejo, el área para la Coordinación de Investigación y Posgrado y el Departamento de Prácticas de Campo. Asimismo, entre 2008 y 2009 se construyó la cafetería.

En agosto de 2011 se inaugura la ampliación del 3er Nivel del Edificio “E” (Sala de Titulación, Salón de Usos Múltiples, Sala de Maestros y Cubículos para PTC) por el Sr. Rector Dr. en C. Eduardo Gasca Pliego.

En enero de 1977 se crea la Academia de Antropología adscrita en ese entonces a la Facultad de Humanidades y es hasta el año de 1986 en que es separada de esta Facultad. Al independizarse de la Facultad de Humanidades, el Consejo Universitario dictamina evaluar su desempeño al transcurrir un año y es en 1987 cuando se aprueba como Escuela, estatus que mantuvo hasta 1995 en que es declarada Facultad.

La Facultad de Antropología como organismo académico del área de Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma del Estado de México, ha logrado su desarrollo como institución en la entidad mexiquense preparando antropólogos sociales. Estos se han insertado en el mundo del trabajo en instituciones públicas y privadas, organismos no gubernamentales, consultorías, entre otros, aportando sus conocimientos y experiencias para el avance de nuestro Estado y del país.

Se deben asumir varios retos para seguir consolidando la Facultad en beneficio de toda la comunidad que integra este espacio universitario: alumnos, administrativos y profesores. Como parte de una institución tan importante como es la Universidad Autónoma del Estado de México, tenemos que sumar esfuerzos para contribuir al logro de las metas proyectadas en el Plan General de Desarrollo 2009-2021 que son: fortalecimiento de la docencia; impulso a la generación del conocimiento avanzado; intensificar y apoyar la función cultural; potenciar la extensión y vinculación con la sociedad; y gestión universitaria. Asimismo, tener como referente el Plan Rector de Desarrollo Institucional 2013-2017 y enmarcar nuestro proyecto académico en el Plan Rector de Desarrollo Institucional 2017-2021.

Todo esto se logrará con el trabajo y apoyo de todos los que laboramos en la Facultad, pues cada uno aporta resultados desde su área de trabajo no sólo a nuestro organismo académico sino, por ende, al engrandecimiento de la Universidad Autónoma del Estado de México. Porque todo nuestro trabajo con calidad y calidez contribuye a la formación de los alumnos, esto nos lleva a comprometernos con la labor desempeñada. Profesores, administrativos y estudiantes, estamos integrados como sistema y cada uno aporta al funcionamiento de la institución. No debemos olvidar que hay cambios en nuestro entorno y tenemos que adaptarnos a ellos, dando nuestro mejor rostro ante los desafíos.

Hoy en día nos toca vivir en un mundo complejo, en proceso de mundialización, de globalización, con grandes avances científicos y tecnológicos, medios de comunicación e información como Internet, sin embargo a pesar de los avances siguen persistiendo muchos problemas en nuestro país y en el mundo como narcotráfico, inseguridad, violencia, corrupción, contaminación, impunidad, desigualdad, pobreza, enfermedades, discriminación, exclusión, conflictos armados, fundamentalismos ideológicos, incertidumbre, explosión demográfica, escasez de alimentos, deterioro ambiental, entre otros. En esta realidad la Antropología debe aportar propuestas para contribuir a la solución de los mismos, al fortalecimiento de las relaciones humanas a través del diálogo, del respeto al otro, estableciendo acuerdos, fungiendo como mediadores de conflictos, con mesura, de otra forma existe el riesgo de caer en extremismos. 

Ante estos contextos debemos trabajar un proyecto académico como Facultad, repensando nuestro quehacer, lo que hemos logrado y lo que quedó pendiente, los ciclos que no hemos cerrado, para definir nuestro sentido, el rumbo y la prospectiva que nos adentre hacia el futuro y la mejora académica, administrativa y formativa de nuestra institución. Esta mejora se dará a través del fortaleciendo de la docencia, la investigación, la difusión, la extensión y vinculación de la institución.

Nuestra fortaleza tiene que ser la gestión, la administración, la representación, la negociación, pero también el trabajo en equipo, el talento de todos, el esfuerzo compartido, las metas en común, el compromiso y la entrega de cada uno. Debemos innovar, crear, rediseñar, actualizar nuestra profesión, nuestras teorías, de otra manera estaremos poniendo en riesgo nuestro porvenir como institución. 

Contribuir al desarrollo de la Universidad, el Estado de México y nuestro país a través de un proyecto académico en el área de la Antropología en correspondencia con los estándares internacionales, que forme profesionistas competentes, con sentido humanista, ético, crítico y propositivo, involucrando activamente la participación de alumnos, profesores y administrativos que incidan en la sociedad a fin de coadyuvar al estudio, comprensión, análisis y formulación de alternativas de solución a las problemáticas socioculturales actuales.

Visualizamos a la Facultad de Antropología en el año 2021 como una institución de calidad en el campo de la Antropología, que se rige con un marco legal, que busca la verdad, la libertad, el respeto, la equidad, la justicia, la honestidad, la pluralidad, la socialización del conocimiento antropológico, la transparencia y rendición de cuentas, a través de la docencia, la investigación, la difusión, la extensión y vinculación con la sociedad y otras instituciones. 

Formar estudiantes de calidad a nivel Licenciatura, Maestría y Doctorado en el ámbito de la Antropología, con la participación permanente del claustro docente y el personal administrativo, fomentando el trabajo en equipo, la capacitación y la actualización a fin de consolidar una Facultad que enfrente los retos en el contexto actual y aporte a la sociedad conocimientos para el desarrollo social, cultural, económico y político de los diversos grupos humanos.

Durante el periodo de 1977 a 1986, la Academia de Antropología fue dirigida por 13 coordinadores. El primero de ellos fue el L.A.S. José María Ávila y el último correspondió a cargo de L.B.y P.A.S. Irma Ramírez González. Después, de 1987 a 1989 la Escuela de Antropología estuvo a cargo de tres encargados de despacho: el L.A.P. Julián Salazar Medina, el L.L. Herminio Núñez Villavicencio y el L.L. Leobano Mejía Serafín; y es en abril de 1989 cuando toma protesta ante el H. Consejo Universitario la primera directora: L.A.S. Irma Ramírez González. Continúa en 1993 el L.A.S. Arturo Medina Pérez, en 1997 el M.E.L. Rodrigo Marcial Jiménez, en 2001 el L.A.S. Juan Trejo Castro, en 2005, la M.A.E. Georgina María Arredondo Ayala, en 2009 el M. en A. S. Mauricio García Sandoval, en 2013 el M. en A. S. José Concepción Arzate Salvador y de 2017 a la fecha el M. en A. S. Ignacio Medina Alegría.

La Licenciatura de Antropología Social de nuestra Universidad; inició sus actividades como tal en octubre de 1977, al interior de la Facultad de Humanidades; no contando con un escudo que la identificara con los elementos propios de su objeto de estudio.

Al crearse la Escuela de Antropología el 31 de Agosto de 1987; los encargados de la administración escolar lanzaron una convocatoria a los integrantes de la comunidad antropológica, a fin de participar en la elaboración de un escudo que le diera esencia y presencia a esta ciencia y que sirviera de vínculo de unión e identidad a todos sus miembros.

Los trabajos presentados fueron varios, resultando triunfador el del compañero Fernando Ladislao Aguilar Vilchis; integrante de la generación 1982-1986 el cual contiene los siguientes elementos:

En un círculo casi cerrado por su parte superior, surge la cabeza de un Mazatl o venado como elemento representativo de la etnia Mazahua que es una de las mayoritarias de nuestro Estado; a ambos lados de esta figura se desprende de la mitad del círculo, cinco líneas perpendiculares de forma curva que hacen alusión a los cinco grupos étnicos de nuestra entidad federativa: Otomíes, Mazahuas, Nahuas, Tlahuicas y Matlatzincas.

Hacia la parte inferior de la cabeza del venado y rodeado en ambos lados por las cinco líneas paralelas semicirculares; se localiza una rueda dentada que designa a la Antropología Industrial y en el interior de esta rueda, se ubica una mazorca estilizada con sus cabellitos de maíz; emergiendo de un tallo y de una hoja estilizada en forma de vírgula en alusión al lenguaje empleado por la cultura campesina y los elementos de la Antropología Rural. En la parte inferior del semicírculo, en un campo blanco se plasmó la frase Escuela de Antropología; y a partir de mayo de 1995 la denominación de Facultad de Antropología.

Así es como al paso del tiempo y siendo objeto de situaciones y condiciones dadas en cada época; el emblema distintivo de la ciencia antropológica, ha venido cambiando, hasta llegar al presente; en donde en la actualidad los miembros de la comunidad antropológica de nuestra Alma Mater, tienen un escudo que les da identidad y unidad ya que este contiene los elementos que caracterizan a la ciencia del hombre y a sus diversas expresiones culturales que le son propias y constituyen su objeto de estudio.

 logo antro